Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

BLOG

52.30 ¿PROBIOTICOS? ¡SÍ, GRACIAS!

Marta Verges

Los almendros empiezan a florecer, su optimismo   inunda  ya el ambiente. Hacemos balance del invierno: ¿Has resistido o has sucumbido a la epidemia gripal de este año? Tanto en un supuesto como otro es evidente que debemos tener, mantener o poner nuestro sistema inmunológico en plena forma después del estrés invernal . ¿Quienes son nuestros mejores aliados para esta tarea? Los PROBIOTICOS sin ninguna duda.

¿Qué son los probióticos? Son alimentos que contienen microorganismos vivos : las popularmente conocidas como bacterias “buenas” que residen en nuestro aparato digestivo  y que actúan frente a las “malas” formando ambas flora intestinal.  Casi el 80% de nuestro sistema inmunológico se encuentra en nuestros intestinos. De ahí la importancia de tener una flora intestinal óptima. 
El intestino está en equilibrio cuando por cada bacteria patógena hay  5 bacterias buenas. Cuando este equilibrio se pierde, las bacterias dañinas pueden  comprometer la salud intestinal y  también la del resto del organismo.

¿Por qué se desequilibra la flora intestinal? Las principales causas de la alteración del equilibrio bacteriano son: Los antibióticos, el estrés, el agua clorada y fluorada,  la dieta basada en alimentos procesados, parásitos... etc

¿Qué beneficios nos aportan el consumo de probióticos?

Funcionan como antibióticos: las bacterias probióticas secretan  el ácido láctico y otros ácidos orgánicos y sustancias de efectos antibióticos .

Mejoran la digestión: los organismos probióticos  al contener enzimas contribuyen al proceso digestivo
Producen ácidos grasos de cadena corta
Protegen  contra hongos, virus y levaduras: los ácidos grasos de cadena corta producidos alimentan el epitelio intestinal, creándose una fuerte barrera  contra hongos y levaduras dañinos. 
Reducen el pH: los ácidos grasos de cadena corta reducen el pH manteniendo  a raya los organismos patógenos residentes en el intestino. Además, un pH bajo facilita la absorción de minerales como el calcio, el magnesio y el zinc. 
Refuerzan el sistema  inmunitario.
Reducen  alergias alimentarias: Con el equilibrio de flora intestinal se consigue una correcta impermeabilidad  del  intestino reduciéndose el riesgo de alergias de este tipo. 
Reducen el colesterol: las bacterias probióticas transforman el colesterol en una forma menos absorbible.

Producen  vitaminas: Las bifidobacterias pueden producir algunas de estas vitaminas,  las B1, B6, ácido fólico, biotina y vitamina K, así como diversos aminoácidos.
Estimulan el peristaltismo intestinal.

¿Probióticos versus Prebióticos?  Los probióticos como ya hemos dicho son los microordanismos vivos,  los prebióticos en cambio son sustancias sin vida pero que favorecen la proliferación de la bacterias buenas. Prebióticos son los oligosacáridos, glicoconjugados y fructoligosacáridos que se encuentran en las frutas y hortalizas.

¿Qué alimentos probióticos podemos incluir en la dieta?
Las comidas fermentadas como el yogurt casero, kefir, kimchi, chucrut, kombucha, miso, entre muchas otras más. Estos alimentos, se pueden elaborar fácilmente en casa o los puedes adquirir en las tiendas, en este último supuesto es importante leer la etiqueta para tener la certeza de la efectividad probiótica del alimento éste debe ser NO PASTEURIZADO. Con el aumento de temperatura que acompaña el proceso de pasteurización  se destruyen las bacterias vivas.
El chucrut, En crudo, contiene entre 13 y 15 diferentes cepas de bacterias beneficiosas. 

El Kimchi pone a nuestra disposición según las últimas  investigaciones más de 970 cepas distintas las cuales representan 15 especies diferentes de probióticos incluyendo el lactobacillus, leuconostoc, weissella. UNA CURIOSIDAD: En el año 2015 el kimchi fue declarado Patrimonio cultural intangible de humanidad.
¿Quieres hacerlo tu mismo? Pincha aquí en este link y tendrás la receta. Más fácil... no se puede.

El Kéfir de agua: es una bebida fermentada probiótica elaborada a base de granos de kéfir, agua y edulcorante natural. ¿Cómo se prepara? 2-3 cucharadas de granos de kéfir de agua, un litro de agua mineral, 3 rodajas de l imón, una cucharadita de canela, 3 dátiles Mezclar en un recipiente y dejar a temperatura ambiente durante 2 días. 
¿No tienes tiempo? Y no quieres renunciar a los beneficios del Kefir de agua: te recomendamos que pruebes los fantásticos refrescos de PROKEY Elaborados con ingredientes ecológicos. Podrás saborear el kefir de agua tanto  en su versión tadicional PROKEY aqua bio o sus Di-Versiones: PROKEY Menta & Jengibre, PROKEY Hibisco. ¡Son GENIALES!


El Miso: Es una especie de pasta a partir de soja fermentada con sal marina y opcionalmente con otros cereales. Además de los beneficios ya enumerados y compartidos con el resto de alimentos probióticos,  sus isoflavonas favorecen el equilibrio hormonal de la mujer, haciendo su consumo es muy adecuado en la fase de menopausia.

Hasta aquí una muestra de estas joyas de la corona que son los  alimentos PROBIOTICOS


DI-VERSIONES: Los probióticos también pueden tomarse en forma de suplemento en distintas presentaciones: cápsulas, polvos, ...  ¿Cómo elegir el que  más te conviene? ¿Cómo tomarlo? Lee nuestro próximo post.